QUESOS ARTURITO

Con una tradición de más de 30 años, Quesos Arturito se ha consolidado en el mercado gracias a la fidelidad de sus clientes, quienes han preferido sus productos desde el nacimiento del negocio el año 1982.

Quesos Arturito cuenta con tres locales ubicados en la Vega, en el sector Plaza Tirso de Molina, dedicados a la venta y distribución de quesos y cecinas. En ellos, la atención al cliente, el orden y la higiene han sido factores decisivos a la hora de ganar su merecido prestigio. Orientado principalmente a la venta al detalle, también comercializa sus productos a mayoristas, restaurantes y banqueteros.

El precio, la calidad y la variedad han transformado a Quesos Arturito en el lugar preferido para comprar un producto sano, noble, nutritivo e ideal para cocinar. Con una oferta de 40 tipos distintos de quesos nacionales donde destacan chanco, gauda, con sabor y de cabra, traído directamente desde Ovalle, Arturito cumple con las expectativas de sus clientes.

Historia

Los inicios de Quesos Arturito se remontan al año 1963, cuando Arturo Núñez se instaló con un carretón a vender queso de cabra en el puente de "Los Carros", ubicado en el sector de la Plaza Tirso de Molina en la Vega, cuando el consumo de este producto aún no era masivo. El éxito fue inmediato. En esa época era común observar que las filas de compradores llegaban hasta la calle Recoleta.

Debido a la alta demanda, Arturo se instaló con un local. Tras fallecer en 1982, una de sus hijas se quedó con el negocio, el que al cabo de un tiempo fue adquirido por su tía Ana María Núñez, hermana del fundador.

Ana María, en base a esfuerzo, constancia y tesón, se transformó de dueña de casa a vendedora y distribuidora de quesos. En la actualidad su empresa cuenta con tres locales situados en los alrededores de la Plaza Tirso de Molina: El primero ubicado en la Vega, abierto en 1982. El segundo, en el Mercado Central, que funciona desde 1995; y el de calle Dávila Baeza 745, instalado en 1999, donde opera la Casa Matriz, un local de ventas y se encuentran las cámaras, bodegas y oficina comercial

El gran impulso para consolidar su negocio se produjo por un hecho fortuito. El volcamiento de un camión de una distribuidora que transportaba 20 toneladas de queso hizo que sus dueños se contactaran con Ana María para preguntarle si ella era capaz de vender esa mercadería en un tiempo récord. Ella aceptó el desafío y, colocando el producto a un precio irrisorio para la época, fue capaz de comercializarlo en el plazo comprometido, lo que le permitió juntar un capital y desarrollar su empresa.

Con el lema "Atender a los clientes como me gustaría que me atendieran a mí", Ana María Núñez convirtió el negocio iniciado por su hermano, en una sólida empresa que se ha transformado en una verdadera familia y que da empleo a 18 trabajadores.

Concluida su etapa de expansión, Quesos Arturito está desarrollando su tienda virtual para que sus clientes puedan conocer sus productos, los que próximamente serán despachados a domicilio.

A 22 años de su fundación, Arturito se ha transformado en sinónimo de quesos de gran calidad.

 

 

 

.